Sociedades laborales


Las sociedades laborales son una figura que sólo existe en el marco jurídico español. En España, desde los años 80, cooperativas y sociedades laborales han venido compartiendo el reconocimiento de la Administración como entidades de la economía social:
  • Ambos tipos de entidades han sido objeto de ayudas para su creación: entre otras la posibilidad de "capitalizar el paro" (recibir de una sola vez la cuantía total de la prestación por desempleo).
  • Las series estadísticas del Ministerio de Empleo sobre Economía Social, que se remontan a 1999, consideran exclusivamente ambos tipos de sociedades.

Aquí podéis ver cuáles son sus características básicas. Y aquí cómo cotizan a la Seguridad Social.

Las sociedades laborales tienen su origen en la adquisición del capital de empresas en crisis por parte de sus trabajadores (las primeras experiencias datan de 1964) y representaron una alternativa a la fórmula cooperativa "intentando resaltar su aspecto empresarial sobre el ideológico o de purismo social, y eliminando trabas burocráticas" (Chico et als, 1995; 175). Con el paso del tiempo fueron "derivando hacia un tipo de empresa alternativa, con un sistema de gestión participado por los trabajadores, es decir, autogestionada." (Millana, 1998 ; 59) En el citado artículo de Chico pueden encontrarse unos buenos apuntes sobre la historia de las sociedades laborales (páginas 172 a 180).

La figura jurídica de sociedad laboral fue regulada por primera vez en 1986, aunque al expresión ya se venía usando desde 1979. En la actualidad están reguladas por la Ley 44/2015, de 14 de octubre de sociedades laborales y participadas

Referente en España de las sociedades laborales:
CONFESAL (Confederación Empresarial de Sociedades Laborales de España).
Referente en la Comunidad de Madrid sobre sociedades laborales:
ASALMA (Agrupación de Sociedades Laborales de Madrid) .