Los asociados-as


En la LCCM [art.27]


  • No son socios, es decir, no pueden participar en la actividad económica cooperativizada. Son personas físicas o jurídicas, que realizan aportaciones a capital social de carácter voluntario.

  • Pueden o no tener voto en la Asamblea, que puede ser por persona o en proporción al capital que han aportado: la opción que se adopte debe quedar reflejada en los Estatutos. Si tienen derecho a voto pueden participar en los órganos sociales. Los derechos de voto de los asociados (unidos a los de colaboradores o socios especiales) no puede superar el 35%.

  • Las aportaciones de los asociados (sumadas a las de colaboradores o socios especiales) no pueden superar el 50% del capital social. En los Estatutos puede decirse que la retribución de los asociados se configura como participación en los resultados. En el caso de una cooperativa de iniciativa social esto podría considerarse contradictorio con la carencia de ánimo de lucro. Aunque la exigencia de no distribución de beneficios se refiere literalmente a los socios trabajadores, parece conveniente prescindir de este tipo de retribución.

  • La regulación de la figura de asociado/a supone de facto que una cooperativa de trabajo asociado, en la Comunidad de Madrid, es una sociedad en la que al menos el 65% de la capacidad de decisión está en manos de sus trabajadores/as y al menos el 50% del capital es de sus trabajadores/as.