Charles Fourier (1772-1837)

Fourier fue una persona de concepciones geniales y ambiciosas, que no consiguió llevar a cabo las propuestas de su inquieto pensamiento.

Hijo de comerciantes, Fourier ejerció numerosos oficios antes de poder consagrarse completamente a un trabajo de reflexión teórica. Cristiano practicante, está convencido de que las empresas gestionadas y poseídas por sus trabajadores son fieles a la voluntad divina. Inspirado por los principios de atracción universal de Newton, quiere promover una sociedad armoniosa donde los individuos sean complementarios, atraídos los unos por los otros y unidos a un pedestal común. En su primera obra, la "Teoría de los cuatro movimientos" (1808) se propone reagrupar a los individuos en función de sus pasiones, amistad, amor, paternidad, ambición, etc. con el fin de determinar sus complementaridades y de ponerlas en movimiento para crear la armonía.

Fourier piensa que la agricultura es el medio de producción más apropiado para dar una aplicación concreta a sus teorías. Su proyecto de Phalanstère (falansterio) es una ciudad agrícola que comprende, además de las explotaciones, espacios comunes de vida en comunidad: subsistencia, alojamiento, cultura y educación. Un falansterio acogería alrededor de 1500 personas, de las cuales el 90% serán agricultores y el 1 % restante, artistas y científicos. Fourier describe la estructura arquitectónica del falansterio con sus datos más específicos, puesto que no quiere dejar nada al azar. Los agricultores realizan una rotación en sus tareas para evitar la alienación, hasta el punto que podrán ejercer cinco oficios diferentes en una sola jornada. Las remuneraciones no son iguales para todos: la experiencia y la formación debe tomarse en cuenta para determinarlas. Pero todas las personas disponen del mismo poder de decisión en las reuniones organizativas. Al igual que Saint-Simon, Fourier piensa que la gestión de la colectividad debe confiarse a sus miembros y, por tanto, que la "clase política" está destinada a desaparecer.

Fourier nunca consiguió reunir los fondos necesarios para poner en marcha el primer falansterio. Numerosos "fourieristas" intentaron la experiencia entre 1830 y 1850. El más importante sin duda fue el francés Victor Considérant (1808-1893), que fundó un falansterio en Estados Unidos en 1869, cuya actividad continuó durante años tras la salida de su fundador.

Los principales libros de Fourier son el "Tratado de la asociación doméstico-agrícola" (1812, reescrita en 1834 bajo el título "Teoría de la unidad universal"), "El Nuevo Mundo Industrial y Societario" (1829) y la "La Falsa Industria" (1835-1836).